Páginas vistas en total

viernes, 4 de febrero de 2011

PASTEL DE BERENJENAS

Esta receta la comemos en casa desde hace algunos años, por lo que me enteré el otro día, quien primero la hizo fue mi tía Alicia y esta se la pasó a mi madre. Yo siempre la he comido en casa de mi  madre y es un plato como para  chuparse los dedos.
Nos encanta a los dos, incluso algún día las peques lo han probado (aunque no con tanto fervor) y la verdad es que siempre triunfa. Siempre pensé, con lo bueno que está y lo que nos gusta un día lo haré yo en casa y al final y con la excusa del blog me decidí, y tengo que deciros que estaba delicioso pero que tiene un trabajón que creo que lo seguiré comiendo en casa de mama!
No os pongo cantidades porque depende de los que vayáis a ser o la bandeja que vayáis a utilizar, ahí va;

INGREDIENTES:
 - berenjenas cortadas a rodajas o láminas, como más rabia os de.
 - salsa de tomate frito (si puede ser casera mejor, a los que os guste el "solís" adelante, en mi casa no triunfa...)
 - bechamel (casera también)
 - mucho, pero que mucho queso rallado emmental o al gusto
 - opcional; jamón dulce, queso en lonchas, bacon, carne picada...

PREPARACIÓN:

Yo hice la versión sencilla, vosotros la podéis complicar tanto como queráis añadiendo ingredientes.
Esta receta es parecida a la mussaka griega (lasaña que en vez de llevar pasta lleva berenjenas, más o menos) pero mucho más simple.
Lo primero que hay que hacer es cortar la berenjena y dejarla reposar en un bol o recipiente con sal por encima (esto se hacer para que pierda el amargor, veréis que va soltando agua), aproximadamente una media hora.


Mientras reposa la berenjena podéis aprovechar para hacer el tomate frito, nosotros lo hacemos poniendo un chorro generoso de aceite (tiene que ser del bueno) en el que doramos ligeramente unos 2 o 3 ajos enteros (lo justo para que el aceite coja gusto, sin llegar a que se doren del todo), entonces añadimos el tomate (en nuestro caso usamos tomate al natural triturado), añadimos sal y azúcar y lo dejamos que vaya friéndose lentamente y reduzca, provarlo, sale de rechupete!



Seguidamente preparamos la bechamel, para los que no sepáis; aproximadamente para 1litro de leche unos 50g de harina y la misma cantidad de mantequilla. Primero se hace el "rush", es decir derretir la mantequilla en el fuego y una vez deshecha añadirle la harina y tostarla (un par de minutos) para que la harina pierda el sabor a crudo, a esta mezcla se la conoce como rush ( y viendo hoy el programa de Sergio Fernández en Canal Cocina me he enterado que se puede congelar en porciones y si algún día tenemos un guiso en el que queramos ligar la salsa solo hace falta añadir una porción de rush y la salsa se espesará).
Aparte habremos calentado la leche en el microondas y una vez formada el rush se la añadiremos y removeremos hasta deshacer y posteriormente hasta que espese, cuanto más tiempo en el fuego más espesa, para esta receta no hace falta que esté muy espesa.
Por otro lado (ya os he avisado que la recetita traía cola...) se fríen las berenjenas, secadas con papel absorvente y rebozadas en harina. Un trabajón vamos!




Cuando ya tenemos todos los ingredientes del plato preparados pasamos a montar el plato, en el fondo del molde que vayáis a usar una cucharada de la salsa de tomate bien repartida, encima un par de capas de berenjenas rebozadas, otra cucharada de tomate, un chorrito de bechamel y un poco de queso rallado ( a nosotros nos chifla el queso y en este paso somos bastante generosos, eso va a gustos, también podéis poner queso en lonchas) y así sucesivamente, capas y capas hasta completar el molde.


Cuando se tiene el molde lleno se cubre todo con bechamel y queso rallado, podéis añadir unos daditos de mantequilla por encime para que el dorado quede más brillante.




Se hornea hasta que se funda el queso y se dore la superficie, como cuando hacéis canelones, el tiempo depende de cada horno, yo primero lo pongo 5 minutos solo de abajo y después de arriba y abajo hasta que está al punto.
Como ya he dicho lo podéis tunear, añadiendo capas de jamón dulce entre medio, o de bacon, o de carne picada como si fuera una mussaka... al gusto, pero simplemente así ya está de la muerte, os la recomiendo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario