Páginas vistas en total

domingo, 9 de octubre de 2016

QUARKBÄLLCHEN, BUÑUELOS DE QUESO QUARK

Hola a tod@s!!!
Un día más por aquí y ya casi ni me acuerdo de la última vez!
Hoy os traigo otra receta dulce, es superior a mí lo siento, pero el azúcar me puede. Aunque la verdad es que la receta de hoy no peca de exceso de azúcar.
Hace mucho tiempo que os quería colgar esta receta, la primera vez que probé estos buñuelos de queso Quark (que en Alemania los llaman quarkbällchen, de ahí el nombre facilito) fue en mi primer viaje a Munich, nos escapamos unas cuantas del trabajo y pasamos 3 días inolvidables. Fuimos a primeros de mayo, pero aún así el calor allí no es como aquí, y mientras subíamos una pedazo de cuesta para ver el castillo de Neuschwanstein nos encontramos un puestecillo donde los estaban haciendo al momento.
No sabéis que placer, recién hechos, calentitos y espolvoreados de azúcar glass...
Tanto me gustaron que para el 40 cumpleaños del Guapet nos fuimos toda la family a visitar Munich (mi marido es un forofo de la cerveza y en el fondo no me perdonaba que hubiera ido a Munich sin él) y como no, fuimos a visitar el castillo de la cenicienta como lo llaman mis enanas. Volvimos a hacer la cuesta andando (que en verdad no es más de media hora) y casi al llegar, cuando mi marido ya pensaba que yo me había inventado lo de los buñuelos, encontramos el puestecillo, que delicia!!!!



Al venir del viaje yo estuve indagando sobre la receta, pero no encontré ninguna que me acabara de convencer y cuando hace unos meses Su la colgó en su blog Webos Fritos casi muero de alegría y entonces sí me puse manos a la obra.
El resultado son unos buñuelos deliciosos igualitos que los de Neuschwanstein.
Os dejo la receta tal cual la colgó Susana en su blog, espero que os guste!!!

PD: esta receta la preparé hace unos 4 meses, cuando he ido a por las fotos habían desaparecido la mitad, perdonad el "reportaje"

INGREDIENTES: (para unas 12 piezas grandotas)

- 250g de queso Quark
- 125g de azúcar normal.
- 10g de azúcar vainillado, yo utilicé una cucharadita de esencia de vainilla.
- 2 huevos medianos.
- 250g de harina de repostería.
- 10 de levadura tipo Royal.
- 5 g de sal.
- aceite de girasol para freír o de oliva muy suave para que no de sabor.
- azúcar glass para espolvorear al final.


PREPARACIÓN:


1. Poner el queso en un bol, añadir el azúcar normal y el vainillado (en mi caso la esencia de vainilla), mezclar todo con unas varillas durante unos minutos, hasta que esté todo integrado.
2. Añadir los huevos y continuar batiendo.



3. Añadir la harina tamizada junto con la levadura y la sal de poco a poco e ir removiendo con una espátula para que no coja exceso de aire. La masa queda un poco espesa, hay que evitar que queden grumos.

mis peques siempre dispuestas a ayudar


4. Poner el aceite a calentar al fuego en un cazo hondo y cuando empiece a estar caliente, entre 170-180 grados, ir friendo los buñuelos de pocos en pocos. Yo, igual que Susana, iba cogiendo porciones de masa con una cuchara de las de helado previamente untada en aceite y las bolas salen perfectas.
La fritura tiene su que, si el aceite está demasiado caliente os quedarán tostadas por fuera y crudas por dentro. Si en cambio el aceite está demasiado frío los buñuelos quedarán grasientos, por eso es mejor hacerlos de pocos en pocos. Susana lo explica perfecto en su blog, con consejos y trucos, pasaros por el.
5. Cuando estén fritos los sacas a un papel absorbente, o como hace Susana a un colador, para que escurran el exceso de aceite y después espolvorealas de azúcar glass.



Y listas para comer!!!
Como mejor están son recién hechas y si os pasa como a nosotros no os sobrarán para probarlos fríos.