Páginas vistas en total

martes, 8 de febrero de 2011

TORRIJAS

Hola blogeros, veo que os estáis aficionando -así me gusta- no sabéis la ilusión que me hace cada vez que visito el blog y veo todas las visitas que he tenido, muchas gracias a todos!
Esta vez voy a colgar una receta de las de toda la vida, como muchas de ellas tiene muchas versiones, yo os pongo la que se ha hecho en casa siempre, las TORRIJAS!!!!!!!!!!!!!!!
Me encantan, yo creo que es uno de mis postre favoritos, lo que ocurre es que en casa al guapet no le gustan, según él "es pan remojao" y no las puede ni ver y a las peques esa consistencia blandita -de estar bien remojadas en leche, como  a mí me gustan- tampoco les entusiasma, problema; al final me las acabo comiendo todas yo y eso no es muy light que digamos...
En casa de mi madre las comía a menudo porque a mi padre le chiflan, pero desde que es diabético se acabó lo que se daba, porque él si las ve no se puede aguantar y no es plan.
Por eso cuando la semana pasada rondaba por casa una barra de pan que nos había sobrado y después de soñar muchos días con ellas me dije: "¿y porque esperar a semana santa con lo fáciles que son de hacer?
Así que me puse a hacerlas y al día siguiente las llevé al trabajo para compartirlas con mis compis (ya que la gula no es buena y además mis compis son muy agradecidas).
Ahí os la pongo, las cantidades como muchas otras veces a ojo de buen cubero!

INGREDIENTES:
- una barra de pan del día anterior, o de dos días (que esté más bien durita para que no se rompan al hacerlas)
- leche
- azúcar
- un chorrito de anís
- huevos
- canela

PREPARACIÓN:
 En un bol o recipiente se pone un poco de leche con un chorrito de anís (al gusto) y una cucharada sopera de azúcar (para que de un pelín de dulzor pero que no empalague), remover hasta deshacer el azúcar y remojar en ella el pan cortado a rodajas, ni demasiado finas (porque se romperían), ni demasiado gordas que queden como un polvorón que cueste pasar.
Yo lo dejo un ratito porque me gustan bien empapadas.
Batir el huevo y una vez las torrijas estén empapadas rebozarlas en el huevo y freírlas en bastante aceite hasta que queden doraditas.



Sacarlas de la sartén a un papel absorvente para quitar el exceso de aceite y todavía calientes rebozarlas en azúcar y canela (yo tengo la mezcla hecha en un platito y es vuelta y vuelta).
Y una vez frías están listas para comer y chuparse los dedos!!!!!!!!!!!


Espero que las hagáis y os queden tan deliciosas como a mí! ( o por lo menos a mí me lo pareció)

No hay comentarios:

Publicar un comentario