Páginas vistas en total

jueves, 26 de junio de 2014

MERMELADA DE TOMATE Y MELÓN

Hola a tod@s!
Por fin es verano, mi época preferida del año, el calorcito, la playa, las vacaciones... me encanta todo!!!!
Hoy una receta muy facilita, una mermelada.
Hace como un mes Rosa, una compi cocinillas del trabajo como yo, me comentó que tenía una cuñada que estando de casa rural había comido una mermelada espectacular, de tomate y melón!, si, habéis leído bien, tomate y melón.
Suena raro pero no me digáis que  no os pica la curiosidad y si os paráis a pensar son dos sabores que pueden casar  perfectamente.
Desde entonces no paré de darle vueltas a la cabeza de como hacerla, es lo que tiene, pruebas algo por ahí pero nadie te da la receta. La busqué por Internet y al no encontrar ninguna decidí hacerla a ojo, y la verdad es que no se si sabrá como la que probó la cuñada de Rosa en la casa rural pero esta deliciosa.
Como ya os digo las cantidades me las inventé y el resultado esta genial!
Deliciosa en tostadas con mantequilla o con queso de cabra, con paté... solo de pensarlo ya salivo!

Espero que os guste!




INGREDIENTES: (con estas cantidades a mi me salieron 3 botes grandecitos de mermelada de unos 300- 400g)

- 500 de tomate maduro pelado (yo no le quito nunca las pepitas porque no me importa encontrármelas y además así se sabe que es de tomate)
- 500g de melón, yo usé un melón francés, de esos que son chiquititos y con la carne de color verdoso, muy, muy dulce.
- 6oog de azúcar.
- el zumo de 1/2 limón.




PREPARACIÓN:

Yo usé la Thermomix, pero ya sabéis; en un cazo, con paciencia y removiendo para evitar que se pegue, se puede hacer igual.
Pelar el tomate y cortarlo a trozos, hacer lo mismo con el melón. En mi caso me gusta encontrar los trozos de fruta y por ello no la corte en trozos muy pequeños.




Añadir el azúcar y el zumo de limón.



Con la thermomix yo programé 40 minutos, varoma velocidad cuchara. Pasado este tiempo la consistencia era todavía demasiado líquida y por ello le añadí 10 minutos más y quedó perfecta.
Para saber cuando una mermelada está lista hay que sacar un poco en un plato y dejar que enfríe, una vez fría es como se sabe que consistencia tendrá.
En el fuego ya os digo, misma operación, removiendo sin parar hasta que esté lista.
Y ya está, no digáis que no es fácil.
Para conservarla, lo que yo hago y he visto a mi madre hacer toda la vida en casa es: si nos la vamos a comer en breve relleno los botes (previamente esterilizados, hervidos en agua 5 minutos) con la mermelada recién hecha y caliente, los cierro y los pongo boca abajo, con el mismo calor se hace el vacío.



Si lo que quiero es que me duren más tiempo en la despensa entonces relleno los botes, los cierro y los hiervo al baño maría, sumergidos solo hasta la mitad, 20 minutos. Apago el fuego y los dejo enfriar dentro de la olla con el agua. Una vez fríos ya están listos para guardar.

Tenéis que probarla, esta muy, muy rica!!!!



 


1 comentario: