Páginas vistas en total

martes, 12 de julio de 2011

MEJILLONES CON NATA ESTILO BÉLGICA

Hola amigos!!!
Creo que hace más de un mes que no cuelgo ninguna receta, lo se, no tengo perdón pero a finales de junio fui como loca con las niñas; fiestas de cumpleaños, reuniones con los profesores, fiestas de fin de curso, día de puertas abiertas en la piscina... y para rematar horario intensivo, total un HORROOOOOOORRRRR!!!
Desde el día 3 de julio las peques están con mi madre y nosotros en plan "rodriguez" y la verdad es que en esta primera semana hubiera podido aprovechar, pero entre quedar con la gente que no puedo ver en todo el año, ir de rebajas, echarme siestas descomunales (por lo que pueda venir, eso que me llevo por delante) y subir y bajar de Segur a ver a la niñas se me ha pasado que ni me he dado cuenta y mi compi Dolors (que cualquier día la nombro mi manager personal) venga decirme;
- tienes el blog abandonado, a ver cuando cuelgas algo...
Y la pobre tiene razón, no os penséis que todo este tiempo he estado ociosa, yo he ido probando recetillas nuevas y haciéndoles fotos, pero no encontraba nunca el momento, y esta tarde me he dicho "de hoy no pasa!!" (mi primera opción era ponerme a hacer ejercicio,  que lo necesito para la operación biquini, pero después he pensado, total con un día solo no se me va a ir la barriga, mejor empleo el tiempo en cosas productivas, jajajajaja)
Esta receta la he hecho un par de veces, es un poco "tuning" de otras recetas que he ido viendo en Internet y el recuerdo de unos "mouless" (mejillón en belga) maravillosos que comí en Bruselas hace ya mil años (no tenía ni niñas todavía...)
En Bélgica son muy típicos los "mouless" con patatas fritas, cocinados de mil maneras distintas a cual mejor, y uno de los días que comimos cerca de la "Gran Place" fue nuestro menú. Yo los comí al vino blanco y quede alucinada con lo buenos que estaban, receta sencilla y exquisita. Hace un par de meses me volví a acordar de ellos, tenía invitados y no sabía que preparar de pica-pica y este fue uno de los platos que hice, tuvo un éxito rotundo y la verdad es que merece la pena por lo sencillos que son.
No me enrollo más, ahí os pongo la receta (como en otras ocasiones, las cantidades a ojo de buen cubero!)

INGREDIENTES:
- Mejillones limpios (he visto por Internet que hay gente que los usa congelados ya hervidos, yo los utilicé frescos)
- una cebolla tierna y un ajo cortado a láminas.
- nata para cocinar.
- vino blanco.
- una hoja de laurel.

PREPARACIÓN:
En una cazuela grande se abren los mejillones con un chorrito de vino y una hoja de laurel, se les quita una de las cáscaras y se cuela el caldo resultante reservando ambos.



Por otro lado se pocha una cebolla cortada pequeña, si es cebolla tierna mejor, quedan  más suaves. Y un ajo laminado.


Una vez pochada la cebolla se le añade un chorrito más de vino blanco y el jugo que teníamos reservado de los mejillones, se deja reducir el alcohol.
Una vez reducido se le añade la nata para cocinar (18% de grasa) o crema de leche, en mi caso unos 200cc, y se deja reducir la salsa hasta que empiece a espesar.


Finalizada la salsa lo único que queda es montar el plato, se puede añadir la salsa encima de los mejillones tal cual o disponerlos todos en una bandeja o plato (acordaros que son mitades) y cubrir con la salsa, y ya están listos para degustarlos, espero que os gusten tanto como a nosotros.




No hay comentarios:

Publicar un comentario