Páginas vistas en total

jueves, 10 de abril de 2014

CHEESECAKE DE DULCE DE LECHE

Hola a tod@s!
Ya vuelvo a estar por aquí.
Se acerca uno de los días más importantes en nuestras vidas, la peque de la casa cumple 1 añito!!!!
 
 

Así era hace un año, recién salida del horno...

 
Por eso estos días ando probando recetas nuevas para prepararlas el día del cumpleaños. A la tarta que os traigo hoy le tenía yo echado el ojo desde que la vi, y a que no sabéis donde la vi?
Como no podía ser de otra manera en el libro "Objetivo: Tarta perfecta" de Alma Obregón (de verdad que no cobro ninguna comisión, me ENCANTAAAAAA)
Es una receta muy fácil, no necesita horno!!! Ni horno, ni cuajada, ni gelatina, ni nada complicado, es la tarta ideal, y además está taaaaannnn rica. La tenéis preparada en un momento y no veáis lo que triunfa.
En casa todavía se están relamiendo y el Guapet me ha amenazado si sale algún trozo fuera...
Aquí os dejo una muestra y un poco más abajo la receta tal cual del libro, espero que os guste!

 
 
INGREDIENTES:
 
  • PARA LA BASE:
Alma usa un molde de 18cm, yo usé el mío que es de 21cm y ya veis que lo cubrí entero, supongo que a ella le sobró crema.

- 170g de galletas maría.
- 45g de azúcar.
- 95g de mantequilla.
  • PARA LA CREMA:
- 500g de queso crema tipo Philadelphia, frío! Y no vale que sea light.
- 180g de azúcar.
- 200 ml de nata para montar, la de un 35% de materia grasa mínimo. También fría.
- 1 cucharada de extracto de vainilla, yo usé una cucharada de vainilla en pasta, me encanta!!!
  • DECORACIÓN:
- 1 bote de dulce de leche (yo usé uno nuevo de la Lechera, que está de vicio, de los que te comes a cucharadas)
- Virutas de chocolate blanco, yo las he hecho con un pelador de patatas directamente de la tableta.


PREPARACIÓN:

Para preparar la base triturar las galletas hasta que queden bien finas, como si fuera pan rallado. Yo lo hago con la Thermomix, pero lo podéis hacer con una minipimer o poniendo las galletas dentro de una bolsa y a mazazo limpio (eso a gusto del cocinero).  Una vez trituradas mezclarlas con el azúcar y la mantequilla derretida.


Una vez hecha la mezcla volcarla sobre el molde y con la ayuda de una cuchara, el culo de un vaso o lo que tengáis a mano id cubriendo la base y las paredes del molde presionando bien para que luego no se os desmorone, ha de quedar una base homogénea, de igual grosor por todos lados o por lo menos intentarlo.


Aquí una de mis pinches




 
Reservar en la nevera mientras seguimos con la crema.
Para hacer la crema sólo hay que montar la nata bien firme por un lado y reservar.

Y por otro batir el queso crema, con el azúcar y la esencia de vainilla. Una vez homogéneo incorporar la mezcla de queso a la nata, con la ayuda de una espátula y con movimientos envolventes, hay que intentar que la nata se baje lo menos posible.
 
 

Volcar la crema sobre la base que teníamos reservada en la nevera y dejar reposar la tarta mínimo 8 horas en el frigorífico. Yo la dejé de un día para otro.




Antes de servir, desmoldar la tarta con cuidado de que no se desmonte (ya os aviso que no es fácil), cubrir la superficie con dulce de leche y decorar con virutas de chocolate blanco, yo las hice con un pelador de patatas.


 
 
 
Para rematar la tarta la decoré con la ayuda de mi otra pinche y con otro de mis hobbys que me tiene loca últimamente, el scrapbooking. Lo único que hicimos fue recortar triángulos con papeles de diferentes colores, pegarlos en una cuerda y luego atarlos a un palo de brocheta.
 
 
Aquí la Charlie en plena faena "scrapbookera"
 
Y ya la tenéis lista, no me diréis que no es súper fácil de hacer y ya os digo que no hay quien se resista!!!
 
 

 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario